El clima laboral son todas aquellas percepciones que hacen parte del día a día del ambiente de trabajo de una organización, los cuales afectan emocionalmente a las personas que hacen parte de una compañía e influyen directa o indirectamente sobre su conducta.

Teniendo en cuenta lo anterior es entendible cómo el clima laboral se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los empleadores, pues representa un indicador muy valioso, además de ser un factor que influye sobre la productividad de sus empleados y tiene peso en los programas de retención de personal.

Una de las mejores herramientas para fortalecer el clima laboral es a través de un diagnóstico, del cual se podrá conocer la opinión de los empleados y contrastar la imagen que tiene la empresa sobre su clima laboral, versus la percepción de los empleados, que si bien, puede no representar fielmente la realidad, es innegable que la transforma y moldea.

Es importante realizar un acompañamiento previo, durante y después del diagnóstico. No solo esto, sino ir más allá del diagnóstico y proponer un plan de acción para mejorar el clima dentro de la organización.

Si se identifica que existen falencias en el Clima Laboral se debe tener la total confianza y seguridad de acercarse a su departamento de recursos humanos o con su jefe directo para discutir el tema, pues contrario a lo que se puede creer, si la comunicación es asertiva, más que una crítica, la empresa lo verá como una oportunidad de mejora que le ayudará a tener los trabajadores más felices, con altos índices de productividad y con mayor tasa de retención.

Compartir:
Podría interesarte...